Entradas etiquetadas ‘queimada’

Un Camino de sabores medievales

Jueves, septiembre 16th, 2010

Suculenta olla podrida

Uno de los mayores alicientes que encontramos los peregrinos en nuestro Camino es la impresionante diversidad gastronómica de las regiones por las que discurre la ruta. Avanzando hacia donde se pone el sol, el peregrino atraviesa numerosas regiones y comarcas, cada una de ellas con sus platos populares. Y lo mejor es que la mayoría de ellos hunden sus raíces en la lejana Edad Media, porque no es del todo cierto eso de que los peregrinos medievales se alimentaban sólo de pan y vino.

Pan, vino, queso y carne en salazón eran los ingredientes principales de la dieta medieval, sí, pero aquellos peregrinos, como nosotros, degustaban también en las posadas los platos típicos de las comarcas por las que iban pasando. (más…)

Una queimada en la casa del Jato

Sábado, julio 17th, 2010

Queimada

El paisaje empieza a vestirse de verde, las huertas rebosan de verduras y hortalizas y el habla va tomando la cadencia musical de la lengua gallega. Es el Bierzo, el último rincón de la provincia de León antes de la entrada en Galicia, con la que comparte importantes raíces culturales. La última noche allí, en Villafranca del Bierzo, antesala de la temida subida al Cebreiro, muchos peregrinos duermen en el refugio Ave Fénix. Jesús Jato, su propietario, es uno de esos controvertidos personajes que viven del y por el Camino desde antes del boom de los Xacobeos. Hoy, hay varios refugios en Villafranca, algunos mejores que el del Jato, pero siguen siendo muchos quienes prefieren pernoctar en él. Uno de los motivos, las famosas queimadas que el Jato suele preparar y que nadie quiere perderse. (más…)

Entre corredoiras y aldeas

Lunes, mayo 17th, 2010

Corredoira entre la niebla

Todo cambia al llegar a O Cebreiro. Hasta entonces los caminos eran anchos, de tierra y compartidos con tractores casi siempre, pero la entrada en Galicia los vuelve estrechos. Estrechos y empedrados en muchos tramos. Son las corredoiras, las viejas rutas de unión entre aldeas. Existen desde mucho antes de la llegada de las carreteras y durante siglos, tal vez milenios, fueron la verdadera espina dorsal de las tierras gallegas. Por ellos caminaron -y lo siguen haciendo- los vecinos de los pueblos, el ganado, los arrieros con sus carros de bueyes y, por supuesto, los peregrinos. (más…)