Entradas etiquetadas ‘peregrino’

El cura descreído

Sábado, septiembre 25th, 2010

El cáliz del milagro en la iglesia de Santa María

Cuenta una de las leyendas más entrañables del Camino que un día de invierno de esos en los que la nieve bloquea por completo O Cebreiro, ocurrió allí un milagro sorprendente. Corría el siglo XV cuando un campesino de la cercana aldea de Barxamaior acudió, como cada día, a oir misa en la pequeña iglesia de piedra. El cura, un personaje resabiado y descreído, decía la misa de forma rutinaria ante aquél único feligrés que había desafiado a los elementos cuando nadie osaba salir de sus casas. (más…)

Impresiones de un peregrino

Martes, septiembre 7th, 2010

El Camino de Jose Angel Ormazabal

Se llama Jose Angel Ormazabal y ha escrito para la revista Euskonews sus impresiones sobre la peregrinación. Es un artículo interesante, en el que veréis reflejados muchos de vuestros pensamientos y que animará a los que aún dudan si hacer o no el Camino. Me ha gustado y he querido compratirlo aquí con vosotros. Espero que lo difrutéis: (más…)

El Camino con los pequeños de la casa

Sábado, septiembre 4th, 2010

Un Camino también para los niños

¿Solos o acompañados? Muchas veces nos preguntamos si es mejor hacer el Camino solos o acompañados y siempre que lo hacemos hay tantas opiniones como personas. Pero al pensar en ir acompañados pensamos en un amigo, en un hermano, en nuestra pareja… pero casi nadie se plantea hacer el Camino en familia. Y la verdad es que es una de las experiencias más enriquecedoras que podemos imaginar, especialmente para la relación entre padres e hijos. El largo caminar se presta a confidencias y el superar juntos las dificultades ayuda a crear vínculos especiales y a mejorar la comunicación.

No importa la edad ni la condición física, sólo hace falta tener ganas de hacerlo y buscar el itinerario que mejor se adapte a las condiciones de los pequeños. Y por supuesto plantear etapas llevaderas, no enormes travesías que minen la moral de los pequeños aventureros. (más…)

Una queimada en la casa del Jato

Sábado, julio 17th, 2010

Queimada

El paisaje empieza a vestirse de verde, las huertas rebosan de verduras y hortalizas y el habla va tomando la cadencia musical de la lengua gallega. Es el Bierzo, el último rincón de la provincia de León antes de la entrada en Galicia, con la que comparte importantes raíces culturales. La última noche allí, en Villafranca del Bierzo, antesala de la temida subida al Cebreiro, muchos peregrinos duermen en el refugio Ave Fénix. Jesús Jato, su propietario, es uno de esos controvertidos personajes que viven del y por el Camino desde antes del boom de los Xacobeos. Hoy, hay varios refugios en Villafranca, algunos mejores que el del Jato, pero siguen siendo muchos quienes prefieren pernoctar en él. Uno de los motivos, las famosas queimadas que el Jato suele preparar y que nadie quiere perderse. (más…)

El Camino del Románico (Primera parte)

Domingo, junio 20th, 2010

San Juan de la Peña

No sé vosotros pero yo cuando entro a una iglesia románica siento una repentina sensación de tranquilidad, de armonía, de paz interior. Es quizás por sus formas amables y redondeadas, o por el silencio de las piedras, o por la escasa iluminación que se filtra por las ventanas saeteras, o por todo ello y mucho más. Y el Camino de Santiago es una continua sucesión de construcciones románicas; algunas con renombre, como San Juan de la Peña y San Martín de Frómista; y otras casi secretas como el Santo Sepulcro de Torres del Río y el monasterio de Irache, más conocido por la fuente del Vino. Vamos a hacer un repaso a las más interesantes: (más…)

11 trucos que te ayudarán en el Camino

Jueves, junio 17th, 2010

1 > Asegúrate de llevar siempre bien cortas las uñas de los pies. Por muy buenas que sean tus Chiruca y tus calcetines coolmax, si llevas las uñas del pie como un gallo de pelea, las lesiones serán inevitables. Desde moratones bajo las uñas en las bajadas hasta problemas más graves como tendinitis, derivados de llevar los dedos doblados dentro de la bota. (más…)

Mitad en barco, mitad a pie

Miércoles, junio 2nd, 2010

Ferrol, inicio del Camino Inglés

Hace muchos siglos, cuando las peregrinaciones jacobeas estaban en su máximo esplendor, flotillas de barcos ingleses arribaban a las costas gallegas cargadas de británicos que se dirigían a Compostela. El grueso de la peregrinación tenía lugar por mar, un océano Atlántico a menudo furioso que convertía el viaje en una aventura con final incierto. Pero el periplo no terminaba al desembarcar en Galicia, sino que desde sus atraques habituales -Ferrol y Coruña- comenzaba una peregrinación a pie hasta Compostela. Cuatro o cinco jornadas les separaban de la tumba del apóstol; cuatro o cinco etapas que resultaban extremadamente duras porque llegaban muy desgastados de su largo viaje naútico. Hoy, el Camino Inglés, mucho menos transitado que los otros caminos que surcan Galicia, constituye una toma de contacto perfecta para quienes quieren hacer el Camino pero no disponen de más de una semana de vacaciones. (más…)

El bordón del peregrino

Martes, enero 12th, 2010

Peregrina oriental con bordón   (Foto: Juanra)

De avellano, de castaño, o de algún otro tipo de árbol de los frondosos bosques de Navarra, el bordón del peregrino ha sido desde siempre compañero inseparable del caminante hacia Compostela. Su imagen, con la calabaza colgando, era habitual del peregrino medieval. En nuestros días, la cantimplora o la simple botella de agua han tomado el testigo a la calabaza.

El bordón, sin embargo, aún acompaña los pasos de los peregrinos del siglo XXI hasta Compostela. Es cierto que en los últimos años son muchos quienes se han pasado a los bastones extensibles que se pueden comprar en las tiendas de deportes. Los he probado y me gustan para pequeñas travesías de montaña, para paseos abruptos donde necesitas un punto de apoyo, pero para el Camino nada como el bordón tradicional. Lo que más me gusta de ellos es su altura. Deben medir al menos un par de palmos más que el peregrino. De ese modo puedes sujetarlo mucho más arriba que un bastón extensible, logrando una postura erguida. La espalda sufre mucho menos al no ir encorvada bajo el peso de la mochila.  Además, el cálido tacto de la madera no es comparable al plástico de los bastones extensibles; y son muchas horas cada día con el bordón en la mano. ¿Y qué me decís del rítmico sonido del bordón en el suelo del camino?

Hay varias formas para hacerse con un buen bordón. La primera es adentrarte en el bosque y hacerte con uno. La segunda es comprarlo en las muchas tiendas que lo venden a lo largo de la ruta. Y la tercera, la más entrañable, la más auténtica, es pasar a saludar a Pablito, Pablito de Azqueta, Pablito el de las varas.

El tramo navarro del Camino no podría entenderse sin la presencia de este hombre que pasa de los setenta años y que espera en el campo o junto a su casa de Azqueta -siete kilómetros después de Estella- a que pasen los caminantes. Te saluda, te invita a pasar a su casa a tomar un café y te regala una vara. Una a tu medida. Él sabe. Prueba con una y con otra hasta dar con la que mejor vaya con tu altura y constitución. Con Pablito nunca se sabe cuándo seguirás hacia Monjardín. Con él la conversación es agradable y se puede alargar durante horas. Recuerdo la primera vez que pasé por su casa, cuando yo no sabía siquiera que aquel hombre existía. Eran las ocho de la mañana de un día de primeros de julio. Al verme pasar, salió corriendo:

-Corre, pasa, que está a punto de empezar el encierro de San Fermín.

Estuvimos allí viendo correr a los toros detrás de los mozos. Un café, otro y otro más. Charlamos de todo, de la vida, del Camino, del tiempo y de los campos. Y salí de allí contento, con aquel bordón que llegó conmigo a la tumba del apostol y que arrojé al mar en Finisterre.

Como a mí, Pablito atiende cada año a miles de peregrinos. Según sus cálculos, ha entregado ya más de 25.000 varas. Él mismo se ocupa de cortarlas en los bosques de Belate, aunque ahora, por eso de la edad, recurre a sus sobrinos para que le echen una mano. Elige las mejores varas de avellano, una madera flexible y recia al mismo tiempo. A cambio, no pide nada, pero por el cariño con el que enseña las postales y fotos que le envían los caminantes, se adivina que agradece una postal al llegar a Compostela.

Yo se la envié. Gracias a su bordón mi Camino fue un poco más fácil y gracias a él, a su café y a su conversación, aquel día de julio quedará grabado para siempre en mi memoria. ¡Gracias Pablito!

O Cebreiro, puerta de Galicia

Jueves, enero 7th, 2010

Iglesia de Santa María

Ayer, avanzada la tarde, vi en televisión unas imágenes que me trajeron a la mente algunos de los recuerdos más entrañables del Camino de Santiago. El presentador de un informativo hablaba de la ola de frío que azota Europa y para ilustrar la noticia conectó en directo con O Cebreiro, el primer fin de etapa en tierras gallegas. Había un puñado de niños que jugaban con la nieve entre las pallozas, la iglesia parecía dormida a la espera de tiempos mejores y los árboles estaban totalmente blancos por las heladas. Intenté buscar en la pantalla algún peregrino pero no encontré ninguno. Quizás hubiera alguno en el refugio, pero la verdad es que con el frío que se adivinaba, no creo que sea muy recomendable andar caminando por aquellos lares. (más…)