Entradas etiquetadas ‘compostela’

El origen del Camino

Martes, septiembre 28th, 2010

Compostela, campo de estrellas

Corría el año 813 cuando un pastor, de nombre Pelayo, como el mítico rey de los astures, deambulaba por los bosques cercanos al monte Libradón. Era noche cerrada cuando vio un campo de estrellas señalando un lugar entre los bosques. Las estrellas se precipitaban del cielo a la tierra en cascada, como si pretendieran indicarle que algo ocurría en aquel lugar. Sin osar acercarse a descubrirlo, corrió a Iria Flavia, la actual Padrón, para informar al obispo Teodomiro, que acudió a visitar el misterioso lugar. (más…)

Balanceos contra el mal olor

Miércoles, agosto 11th, 2010

El incensario más famoso del mundo

Imaginaos un tiempo en el que no existían las duchas, un tiempo en el que la higiene era algo secundario y nadie se pasaba por agua más de una o dos veces al año, un tiempo en el que los olores eran mucho más penetrantes que ahora. Y ahora imaginaos una iglesia, una gran iglesia, llena a rebosar de miles de peregrinos llegados desde todos los rincones de Europa. Peregrinos sin duchar, claro, y sin cambiarse de ropa desde meses atrás.

¿Os lo imagináis, verdad? (más…)

La llegada al Obradoiro

Sábado, julio 24th, 2010

El perro peregrino

Caminas por las calles empedradas. Iglesias, tabernas y tiendas de todo tipo flanquean tus pasos. En tu camino te cruzas con gentes que deambulan deprisa hacia el trabajo o que pasean con calma entre la ciudad monumental. La mayoría ni te mira. Estás acostumbrado a pasar por pueblos donde todo el mundo saluda al peregrino, pero la ciudad te convierte en un personaje anónimo, uno más de los cientos que cada día llegan hasta ella. Sólo se te acerca algún tendero de souvenirs para ofrecerte una degustación de tartas con la esperanza de que le compres algo. El sonido de una gaita comienza a adueñarse del ambiente. Un arco entre dos edificios protege al gaitero, que espera algún donativo de los paseantes. Pasas junto a él y, de pronto, al salir del arco, se abre ante tí la plaza. Has llegado al Obradoiro, kilómetro cero del Camino. Aún no ves la catedral. Frente a tí se alza el edificio de la Xunta y el Ayuntamiento, pero hasta que tus pasos no te llevan hasta el centro de la plaza y te giras para mirar atrás, no alcanzas a ver la fachada de la catedral. (más…)