Caminando desde Portugal

10 septiembre 2010
Cuenta tu experiencia (3)

En los bosques de Pontevedra

Una de las alternativas más populares al Camino Francés, que continúa estando saturado a lo largo del mes de septiembre, es el Camino Portugués. Señalizado desde Lisboa y desde Faro, en el Algarve, es una fantástica oportunidad para descubrir nuestro país vecino. Pero no nos engañemos, las infraestructuras en forma de albergues escasean en Portugal, por lo que la mayor parte de los peregrinos lo hacen desde la frontera con Galicia. 114 kilómetros, seis etapas, que descubren algunos de los lugares más interesantes de las provincias de Pontevedra y A Coruña. Sigue leyendo »

Las luces del nuevo día

9 septiembre 2010
Cuenta tu experiencia (3)

Amanece sobre el Camino

Vas caminando casi a tientas, con una linterna en la mano para alumbrar los cruces donde la orientación resulta imposible sin ver las flechas amarillas. El mundo está en silencio, un silencio que apenas rompen algunos ladridos lejanos. Hace apenas quince minutos que has salido del albergue, pero el pueblo ha quedado ya atrás. Ante tí se abre una gran llanura de campos fundidos con el negro de la noche. El canto de un gallo te sorprende. Y luego otro, y otro más. Miras al cielo. Las estrellas dibujan un impresionante dibujo lechoso entre las nubes, que cubren gran parte de la bóveda celeste. Pero el negro del cielo se ha teñido ligeramente de gris, de azul. Es como si una luz comenzara a iluminar tímidamente el cielo. Sólo las nubes permanecen aún negras como el carbón. Sigue leyendo »

Impresiones de un peregrino

7 septiembre 2010
Cuenta tu experiencia (2)

El Camino de Jose Angel Ormazabal

Se llama Jose Angel Ormazabal y ha escrito para la revista Euskonews sus impresiones sobre la peregrinación. Es un artículo interesante, en el que veréis reflejados muchos de vuestros pensamientos y que animará a los que aún dudan si hacer o no el Camino. Me ha gustado y he querido compratirlo aquí con vosotros. Espero que lo difrutéis: Sigue leyendo »

El Camino hace treinta años

6 septiembre 2010
Comentarios desactivados

Peregrinos en el Monte del Gozo

Rebuscando en los archivos de la revista “Peregrino” he dado con un artículo que me ha parecido muy interesante. Se trata del escrito de un peregrino que hizo el Camino en 1981, un año antes de su declaración como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. La falta absoluta de albergues y de señales, así como la gran hospitalidad de las gentes de los pueblos de paso son las mayores diferencias con el Camino actual. Os transcribo a continuación lo mejor del artículo, firmado por Juan González Salvadores:

Camino de Santiago en el tiempo y en el recuerdo

Han transcurrido veintinueve años desde mi primer Camino desde Saint Jean Pied de Port hasta Compostela y he vuelto a releer el diario que escribí entonces. La simple lectura de los sesenta folios, ya amarillentos, ha hecho despertar en mí nuevamente sensaciones de lo vivido aquellas lejanas jornadas del año 81. Nuestra experiencia comienza el 3 de julio y finaliza el 1 de agosto.

Me llama poderosamente la atención la diferencia que existe entre la realidad actual del Camino y la de entonces. Durante aquellos treinta días solamente tuvimos ocasión de conocer a otro peregrino (Suizo) que estaba realizando el Camino a pie como nosotros, y otros cinco peregrinos ciclistas. En la oficina del Cabildo compostelano sólo habían registrado un total de 159 peregrinos en lo que llevábamos de año. De las veinticuatro poblaciones donde dormimos, solamente en una existía albergue (Santo Domingo de la Calzada), que casualmente se estrenó con nuestra llegada, y que dependía de una institución ligada al Camino: la Cofradía del Santo.

La señalización del Camino era entonces muy precaria, e inexistente en muchos lugares, lo cual nos ocasionaba frecuentes pérdidas de rumbo. Los tramos de asfalto eran muy abundantes, no existían los andaderos actuales. Las concentraciones parcelarias habían amputado tramos originales al Camino, obligándonos a dar incómodos rodeos por las nuevas redes.

Hoy la realidad es bien distinta. Prácticamente en todos los pueblos de la ruta existen uno o varios albergues. Pueblos antaño casi deshabitados, como Rabanal, hoy se ven llenos de vida y de peregrinos. Se han habilitado caminos paralelos al asfalto en los tramos más peligrosos. La personalidad y transcendencia del trazado histórico han ganado el pulso a los nuevos caminos agrícolas de concentración, gracias en gran parte a la tutela de las asociaciones de Amigos del Camino.

A pesar del profundo cambio positivo de la realidad del Camino, en este intervalo de años hay que resaltar como nota negativa la masificación, que ha traído la pérdida casi total de aquel carácter hospitalario que distinguía a los habitantes de los pueblos del Camino, quienes en ausencia de albergues siempre supieron estar a la altura de las circunstancias, prestando a los pocos peregrinos que pasábamos el auxilio y la atención a su alcance: un simple vaso de agua, conversación… y, sobre todo, hospitalidad.

En otro artículo de la misma revista, Ana Martinez cuenta su peregrinación un año después, en el Xacobeo’82. He aquí unos extractos:

“El 82 era Año Santo y hubo muchos peregrinos. Quedamos sorprendidos al ver en el libro de peregrinos de Roncesvalles que a día 25 de julio ya habían pasado por allí 300 personas. Y en Mellide el sacerdote que nos acogió en su casa nos dijo que en ella habían dormido ya cerca de 600″

“Nos guiábamos por el sol, a veces por las estrellas, y procurábamos seguir la línea recta. Aquel Camino era más descansado porque como no existían los albergues, no había un lugar al que llegar, por lo que te detenías cuando considerabas que ya era suficiente por esa jornada. Allí nunca faltaba techo: casi siempre algún local parroquial o escuela municipal, pero también dormimos en cass particulares, pajares, monasterios…”

“Aprovechábamos las ofertas de hospitalidad aunque fuera demasiado temprano y pretendiéramos continuar aún con la etapa. ¿Cómo resistirse, por ejemplo, al ofrecimiento de don Elías Valiña, párroco de O Cebreiro, al dejarnos una palloza para dormir?”

La verdad es que en cierto modo da pena que se haya perdido parte de ese espíritu, pero el Camino sigue siendo un reducto de hospitalidad y espiritualidad en un mundo donde estos valores parecen perdidos. Disfrutémoslo antes de que cambie aún más.

¡Buen Camino, amigos!

El Camino con los pequeños de la casa

4 septiembre 2010
Cuenta tu experiencia (4)

Un Camino también para los niños

¿Solos o acompañados? Muchas veces nos preguntamos si es mejor hacer el Camino solos o acompañados y siempre que lo hacemos hay tantas opiniones como personas. Pero al pensar en ir acompañados pensamos en un amigo, en un hermano, en nuestra pareja… pero casi nadie se plantea hacer el Camino en familia. Y la verdad es que es una de las experiencias más enriquecedoras que podemos imaginar, especialmente para la relación entre padres e hijos. El largo caminar se presta a confidencias y el superar juntos las dificultades ayuda a crear vínculos especiales y a mejorar la comunicación.

No importa la edad ni la condición física, sólo hace falta tener ganas de hacerlo y buscar el itinerario que mejor se adapte a las condiciones de los pequeños. Y por supuesto plantear etapas llevaderas, no enormes travesías que minen la moral de los pequeños aventureros. Sigue leyendo »

Los puertos de Roncesvalles

3 septiembre 2010
Comentarios desactivados

Entre Ibañeta y Lepoeder

José A. Perales escribe en el Diario de Navarra interesantes artículos sobre los rincones más apasionantes de Navarra. Os traigo hoy aquí una interesante aproximación geográfica e histórica a los puertos de Roncesvalles. Ibañeta y Lepoeder, esos gigantes temidos que ahora estarán a punto de cubrir las primeras nieves:

LOS PUERTOS DE RONCESVALLES

Cruzar los Pirineos ha sido siempre un reto para los peregrinos y viajeros que vienen de Francia. Más que por la altura y la fragosidad del terreno, estos puertos se muestran especialmente duros por la climatología adversa (niebla, lluvia, nieve ) que puede convertir el ascenso en una trampa mortal. Desde Donibane Garazi (cerca del cual se juntan tres de las cuatro vías jacobeas más importantes que atraviesan Francia), hasta Roncesvalles el camino a pie puede durar entre 7 y 8 horas. Por eso, si el tiempo es inseguro, lo más lógico es utilizar el camino más corto, que es el que coincide en parte con la actual carretera de Luzaide/Valcarlos y asciende por el puerto de Ibañeta (1.062 metros). Esta ruta tiene 5 kilómetros menos que el camino alternativo, conocido hoy como la ruta de Napoleón, la cual va por el monte desde Donibane Garazi, capital de Baja Navarra, hasta los puertos de Bentartea y Lepoeder, para bajar desde aquí a Roncesvalles por el barranco de Arrañosin. Sigue leyendo »

Bajo las aguas de Yesa

1 septiembre 2010
Comentarios desactivados

Ruesta, en lo alto de un cerro

Corría el año 1959, en plena fiebre del oro de construcción de pantanos, cuando muchos pueblos del prepirineo quedaron abandonados. Sus vecinos hicieron las maletas y sin mirar atrás porque sabían que no serían capaces de aguantarlo, abandonaron las casas que habían sido su hogar desde siglos atrás. Las aguas del río Aragón, embalsadas en la presa de Yesa, devoraban ya sus campos de cultivo y no tardarían en llegar a orillas del pueblo.

Ruesta fue uno de aquellos pueblos que acababan de caer súbitamente en las garras del olvido. Sigue leyendo »

La gran maratón: Camino del Ebro

29 agosto 2010
Comentarios desactivados

Noria en el monasterio de Rueda

Corría el siglo XII cuando grandes oleadas de peregrinos llegados en barco desde Italia y Francia comenzaron a remontar el cauce del Ebro en su camino hacia Santiago. La Reconquista había avanzado al sur del valle del Ebro y la vía había quedado abierta desde Sant Carles de la Rapita, en pleno delta hasta Logroño, donde se unía al Camino Francés. Hoy, muchos siglos después, la ruta ha sido perfectamente recuperada y señalizada y existen suficientes refugios y hostales como para poderla realizar. El único problema, su longitud: 1.055 Km desde el Mediterráneo hasta Compostela. Sigue leyendo »

Hazte hospitalero voluntario

26 agosto 2010
Cuenta tu experiencia (10)

Albergue de peregrinos

Todos los que volvemos a casa tras el Camino de Santiago venimos maravillados con unas personas que dedican su tiempo a atender desinteresadamente algunos refugios de la ruta. Son los hospitaleros voluntarios. Madrugan, limpian, reciben y ayudan a los peregrinos… un montón de trabajo sin cobrar un duro y gastando días de vacaciones. Encomiable, ¿verdad? Pero no todo es sufrir; igual que en el Camino, también tiene su lado positivo. Conoces muchísimos peregrinos, sientes que les aportas algo en su Camino y disfrutas con sus alegrías.

En resumen , es otra manera de hacer el Camino, sólo que mientras los peregrinos avanzan, tú estás quieto en un mismo sitio. Sigue leyendo »

Por un Camino sin basura

23 agosto 2010
Cuenta tu experiencia (4)

Hagamos algo antes de que sea tarde

En el último mes han sido muchos, demasiados, los comentarios y las discusiones en nuestro grupo de Facebook sobre la basura en el Camino. Y digo demasiados, porque uno sólo ya es una malísima noticia. Es una auténtica lástima que tengamos que hablar sobre este tema en un país desarrollado y con un nivel de educación que creíamos aceptable. Pero desgraciadamente vamos a tener que hablar de ello, porque la basura comienza a ser un problema grave en el Camino Francés, muy especialmente en el tramo que va de Sarria hasta Compostela. Sigue leyendo »