Archive for the ‘curiosidades’ Category

El espíritu del Camino

Martes, agosto 17th, 2010

Peregrinos en Camino

Muchas veces, al hablar de la ruta jacobea, unos y otros acabamos por mentar el “espíritu del Camino”. Que si se está perdiendo, que si está amenazado, que si ha desaparecido en el Camino francés… pero, ¿qué es en realidad ese espíritu? Hace días que me lo planteo y que tengo ganas de escribir sobre ello, pero ni siquiera me veo capaz de dar una respuesta contundente. Lo intentaré, pero me gustaría que me echaráis una mano con vuestros comentarios. (más…)

Balanceos contra el mal olor

Miércoles, agosto 11th, 2010

El incensario más famoso del mundo

Imaginaos un tiempo en el que no existían las duchas, un tiempo en el que la higiene era algo secundario y nadie se pasaba por agua más de una o dos veces al año, un tiempo en el que los olores eran mucho más penetrantes que ahora. Y ahora imaginaos una iglesia, una gran iglesia, llena a rebosar de miles de peregrinos llegados desde todos los rincones de Europa. Peregrinos sin duchar, claro, y sin cambiarse de ropa desde meses atrás.

¿Os lo imagináis, verdad? (más…)

El Camino con tu mejor amigo

Domingo, agosto 8th, 2010

Perro peregrino

Son muchos los que cada año se animan a recorrer el Camino de Santiago con su perro. Es cierto que existen algunos inconvenientes a la hora de hacerlo por la escasa permisividad de los albergues con las mascotas, pero también son muchas las satisfacciones al hacer la ruta con ellas. También es necesario tener en cuenta una serie de precauciones para que todo salga bien y el animal no sufra con tanta caminata. La verdad es que no sé mucho de animales domésticos, pero he podido escribir estos consejos gracias a dos buenos veterinarios: Ana Mendirichaga y Aitor Llamas: (más…)

Una queimada en la casa del Jato

Sábado, julio 17th, 2010

Queimada

El paisaje empieza a vestirse de verde, las huertas rebosan de verduras y hortalizas y el habla va tomando la cadencia musical de la lengua gallega. Es el Bierzo, el último rincón de la provincia de León antes de la entrada en Galicia, con la que comparte importantes raíces culturales. La última noche allí, en Villafranca del Bierzo, antesala de la temida subida al Cebreiro, muchos peregrinos duermen en el refugio Ave Fénix. Jesús Jato, su propietario, es uno de esos controvertidos personajes que viven del y por el Camino desde antes del boom de los Xacobeos. Hoy, hay varios refugios en Villafranca, algunos mejores que el del Jato, pero siguen siendo muchos quienes prefieren pernoctar en él. Uno de los motivos, las famosas queimadas que el Jato suele preparar y que nadie quiere perderse. (más…)

El Camino no es una carrera

Domingo, julio 11th, 2010

El Camino no es una carrera

Durante todo el año, pero mucho más durante el verano, el Camino de Santiago se convierte para muchos en una absurda carrera contra todo. Compiten por ser los peregrinos que más kilómetros hacen al día, los que más rápido caminan y, sobre todo, por ser los primeros en llegar al final de etapa que se han marcado. Su obsesiva carrera se suele traducir en molestias para quienes coinciden con ellos en los refugios, porque no suelen andar con cuidado cuando se despiertan a las tres o cuatro de la madrugada para iniciar la etapa de su peculiar carrera. Esa competición amenaza seriamente al auténtico espíritu del Camino, un mundo diferente al de cada día, donde la solidaridad, la amistad y el compañerismo se escriben con letras mayúsculas. (más…)

Bosques refrescantes, bosques encantados

Jueves, julio 8th, 2010

Bosques de Galicia

Cuando el sol aprieta en el Camino, nada apetece más que internarse en un bosque. Cualquier grupo de árboles es una tregua en la caminata de un peregrino en pleno verano, pero lo que resulta apoteósico es pasear por uno de esos bosques cerrados, poblados por árboles centenarios y surcados por arroyos que refrescan el ambiente varios grados. (más…)

El Camino de Carlos Herrera

Lunes, julio 5th, 2010

Camino de Santiago

Quiero compartir con vosotros el artículo publicado por el periodista Carlos Herrera en el suplemento dominical XLSemanal. Es difícil decir más con menos palabras. Espero que os guste:

Quien vaya a hacer el camino

Quien quiera hacer el Camino de Santiago debe saber varias cosas: que hay que ir bien calzado, que el peso de la mochila no debe sobrepasar los ocho kilos, que hay diferentes rutas aunque todas lleven al mismo sitio, que la gente ronca en los albergues, que hay que echar a andar antes de que amanezca, que no es necesario programarse etapas inacabables, que el sol te da de espaldas, que es mejor ir solo que mal acompañado, que en año jacobeo camina el doble de gente y que si es verano pasarán un calor considerable. Quien quiera hacerlo por primera vez que entrene durante un par de semanas con el calzado que piensa llevar y que sepa que se apresta a enfilar un desfiladero emocionante en el que se sorprenderá de lo mucho que es capaz de andar. Que sepa también que el Camino es un corto viaje por las soledades, por los campos ensabanados de amarillo, por los regatos y desfiladeros que se alternan con senderos boscosos y pistas inacabables de grava y arena, por tierras que abruman por el mercurio denso de su pasado, por paraísos del románico más inesperado, por el gótico sobrio de las citas catedralicias, por el rostro acogedor de sus lugareños y por trigales persistentes y auroras inciertas.

Quien vaya a hacer el Camino debe saber que le esperan serenatas de viento y musgo, mariposas en las cunetas, alondras en los sembrados, el olor de la piedra umbría, el primer aroma de la hiniesta, ese vaho de nostalgia que esconden secretamente las higueras, la promesa de vino entre las vides, el canto mañanero de los mirlos y el compás dormido en el perezoso despertar de los pueblos. Quien ahora mismo empiece a sentir las incontrolables ganas de echarse a caminar debe empezar a familiarizarse con los nombres que serán para siempre memoria sentimental: Roncesvalles, El Perdón, Viana, Mostelares, Frómista, Cruz de Hierro… En El Cebreiro encontrará el humedal de piedra donde Galicia le abre la puerta al aire para que vaya pasando y se haga bruma; en Castrillo de Polvazares, la sabia mezcla de arcilla y ramaje que parece sacada de un paisaje sirio; en Sahagún, el foco primitivo del más puro arte mudéjar; en León –las gemas del Cáliz de Doña Urraca–, la explicación de que la historia común de España nace antes de que dos reyes yacieran juntos una noche.

Quien vaya a hacer el Camino cruzará robledales, un puñado de carvallos, filos de corredoiras donde apacentan ganado, frondas y canales de regadío, chopos, álamos, mesetas. Entre la gloria y uno ya sólo habrá piedra, vieja piedra compostelana y esa fina lluvia, tan de lágrimas, que acaba verdeando los rostros demudados de los caminantes. El Camino nos lleva desde los eucaliptales perdidos en llanuras inacabables hasta la azotea de un alto edificio verde al que no se sube sin dolor y que, al llegar, regala un festín reconfortante de agua pulverizada.

Quien este verano se cuelgue una mochila y una medalla y eche a andar debe saber que hay una extraña voz interior que te dice «¡camina!» cuando más desfallecido estás, que la senda está poblada de tipos que llegan de los lugares más remotos del mundo sin que uno entienda qué los ha traído hasta aquí, tipos que caminan sin descanso y sin dar explicaciones, que arrastran el misterio como arrastran los pies, que llevados por el arrullo gregoriano hasta Samos llegan a Sarria y estiran el cuello porque creen poder ver Santiago y al apóstol de anchas espaldas que espera el abrazo. Si, como ellos, ya han decidido salir, si van a caminar mirando hacia los adentros de uno, si van a pisar la asombrosa España de ríos y fuentes, de cardos y perdices, de espigas y lanas, de vino y promesas, sepan que han tomado la decisión correcta. Nunca nada será igual y, año tras año, contarán los días que les quedan para volver a explorar la espesura más desconocida de todo universo: uno mismo. Feliz Camino.

Julio, un Camino en fiestas

Viernes, julio 2nd, 2010

Fuegos del Apóstol

Ya estamos en julio. Todos los pueblos y ciudades de España se preparan para celebrar a lo largo de los próximos meses sus fiestas más populares. Algunas pensadas más para los lugareños y otras preparadas más para los turistas, pero todas ellas con algo en común: durante los días en que se celebran, los festejos llenan de colorido las calles y todo se empapa de alegría. Los pueblos del Camino no son menos y quienes peregrinen en estas fechas coincidirán con fiestas entrañables que les harán más llevadero el esfuerzo de caminar en plena canícula estival. (más…)

Invierno en el Camino

Miércoles, junio 30th, 2010

Un Camino para titanes

Viento, frío, lluvia, nieve, temperaturas bajo cero… el invierno es una autentica prueba de titanes para aquellos que se atrevan a hacer el Camino. Por si fuera poco, las inclemencias del tiempo no son el único enemigo del peregrino, ya que también hay que tener en cuenta la soledad y la existencia de muchos albergues cerrados en estas fechas. Pero no todo es negativo, hay días soleados en los que caminar resulta más agradable que en ninguna otra época, no hay que pelearse por encontrar cama y los vecinos de los pueblos son más receptivos tras la avalancha de peregrinos del verano. (más…)

¿Qué tiene el Camino?

Martes, junio 8th, 2010

Si en algo estamos de acuerdo todos los que hemos hecho el Camino es en que en él hay algo especial. Rutas de senderismo hay muchas, tan largas o más que el Camino; tan duras o más que el Camino; paisajísticamente tan atractivas o más que el Camino; pero ninguna genera en quienes la recorren los sentimientos y emociones que crea la ruta jacobea. ¿Por qué será? Teorías hay muchas, para unos se trata del espíritu de compañerismo que se crea entre quienes peregrinan a Santiago; para otros es culpa de alguna energía de origen incierto; y los más fervorosos creyentes buscan la explicación en la religión. Pero todos están de acuerdo en algo: el Camino es algo así como un viaje iniciático en el que no sólo se peregrina físicamente sino que también se realiza una especie de viaje hacia nuestro interior. Y eso es seguramente lo que hace tan diferente al Camino de Santiago.

El Camino tiene algo especial

(más…)