Archive for the ‘arte’ Category

La gran maratón: Camino del Ebro

Domingo, agosto 29th, 2010

Noria en el monasterio de Rueda

Corría el siglo XII cuando grandes oleadas de peregrinos llegados en barco desde Italia y Francia comenzaron a remontar el cauce del Ebro en su camino hacia Santiago. La Reconquista había avanzado al sur del valle del Ebro y la vía había quedado abierta desde Sant Carles de la Rapita, en pleno delta hasta Logroño, donde se unía al Camino Francés. Hoy, muchos siglos después, la ruta ha sido perfectamente recuperada y señalizada y existen suficientes refugios y hostales como para poderla realizar. El único problema, su longitud: 1.055 Km desde el Mediterráneo hasta Compostela. (más…)

Balanceos contra el mal olor

Miércoles, agosto 11th, 2010

El incensario más famoso del mundo

Imaginaos un tiempo en el que no existían las duchas, un tiempo en el que la higiene era algo secundario y nadie se pasaba por agua más de una o dos veces al año, un tiempo en el que los olores eran mucho más penetrantes que ahora. Y ahora imaginaos una iglesia, una gran iglesia, llena a rebosar de miles de peregrinos llegados desde todos los rincones de Europa. Peregrinos sin duchar, claro, y sin cambiarse de ropa desde meses atrás.

¿Os lo imagináis, verdad? (más…)

El Camino del Románico (Segunda parte)

Martes, junio 29th, 2010

San Martín de Frómista

Hace unos días hablamos de la importancia de la arquitectura románica en la ruta jacobea. Nos quedamos a medio Camino, a las puertas de Castilla y León. Es aquí precisamente donde este arte toma un protagonismo muy especial. Redecilla del Camino, el primer pueblo que encontramos en tierras castellanas, parece querer remarcarlo. En su iglesia parroquial se guarda una de las pilas bautismales más hermosas de toda España, con relieves que representan la Jerusalén celestial. Los montes de Oca salen pronto al paso y el peregrino debe ascenderlos para descubrir San Juan de Ortega, un viejo monasterio medieval cuyas formas románicas invitan al recogimiento. (más…)

El Camino del Románico (Primera parte)

Domingo, junio 20th, 2010

San Juan de la Peña

No sé vosotros pero yo cuando entro a una iglesia románica siento una repentina sensación de tranquilidad, de armonía, de paz interior. Es quizás por sus formas amables y redondeadas, o por el silencio de las piedras, o por la escasa iluminación que se filtra por las ventanas saeteras, o por todo ello y mucho más. Y el Camino de Santiago es una continua sucesión de construcciones románicas; algunas con renombre, como San Juan de la Peña y San Martín de Frómista; y otras casi secretas como el Santo Sepulcro de Torres del Río y el monasterio de Irache, más conocido por la fuente del Vino. Vamos a hacer un repaso a las más interesantes: (más…)

Somport, la otra entrada

Lunes, abril 19th, 2010

Primavera en el Pirineo

 

Cuando hablamos del Camino Francés tendemos a olvidarnos de Somport y pensar sólo en Roncesvalles como puerta de entrada a España. Y es algo realmente injusto. Reconozco que en Expertos en el Camino también solemos olvidarnos de la entrada aragonesa, pero hoy trataremos de hacerle justicia. Y es que desde siempre, el puerto de Somport fue una entrada tan clave como la de Roncesvalles, que hoy sin duda es más popular. (más…)

El misterio de San Antón

Miércoles, abril 7th, 2010

Ruinas de San Antón

Rincones misteriosos, cargados de esoterismo y rodeados de leyendas centenarias hay muchos a lo largo de los Caminos de Santiago, pero pocos como las ruinas del convento de San Antón. Perdidos entre los campos de labor, los estilizados arcos de este antiguo hospital parecen susurrar episodios estremecedores en los que los monjes curaban milagrosamente el temido Fuego de San Antón, una enfermedad gangrenosa que devoraba las extremidades de quienes la padecían.

La sinuosa carretera vecinal que une Hontanas con Castrojeriz pasa bajo los arcos que conformaban el pórtico del convento. Una enorme portada ojival recibe aquí a los peregrinos, pero la que un día fuera la entrada principal al complejo hospitalario no es hoy más que una puerta tapiada. Es necesario rodear el templo -o lo que queda de él- para entrar por un lateral en su interior. La nave principal está rodeada apenas por unos cuantos muros de recias piedras con enigmáticas marcas de cantero labradas en ellas. Un rosetón formado por una decena de “taus”, símbolo de la órden en forma de T, aguanta aún en la fachada occidental. Una pequeña espadaña sin campana se alza unos metros más arriba, marcando el punto más alto del convento. (más…)

Los templarios en el Camino

Viernes, marzo 26th, 2010

Tomás, el último templario, guardián de Manjarín, puede parecer hoy en día algo folclórico, uno más de esos muchos personajes estrambóticos crecidos al amparo de la ruta jacobea. Una especie de Paco Porras del Camino. Pero hace unos cuantos cientos de años, allá por el siglo XII nadie en su sano juicio hubiera pensado lo mismo al ver una bandera templaria. Lo mínimo al descubrir su misteriosa cruz octógona ondeando sobre un edificio era sentir respeto, o incluso una punzada de temor. Y es que el poder que llegaron a acumular estos monjes guerreros llegó a aterrorizar al propio Vaticano, que decidió prohibir la orden religiosa armada que dos siglos antes había creado para proteger a los peregrinos que surcaban los caminos europeos.

Castillo templario de Ponferrada

Castillo templario de Ponferrada

(más…)

De puente a puente

Martes, marzo 23rd, 2010
Puente la Reina

Puente la Reina

Decenas de puentes salvan ríos y arroyos a lo largo del Camino de Santiago. Los hay simples y de belleza sobria, como aquel formado por improvisadas losas que cruza un arroyo de aguas puras a las afueras de Melide; y los hay grandiosos y monumentales, como el de Puente la Reina y el de Puente de Órbigo. Todos ellos tienen algo en común: fueron tendidos para facilitar el paso de los peregrinos, que hasta su construcción debían vadear los ríos con ayuda de barcas de peaje. (más…)

Luces multicolores en el Camino

Jueves, marzo 11th, 2010
Vidrieras en la catedral de León

Vidrieras en la catedral de León

Se ha puesto de moda cobrar por visitar iglesias. Primero empezaron con esas cajitas metálicas en las que echabas un euro para que se encendiera la luz durante un par de minutos en los que tenías que aprovechar al máximo el tiempo para ver todos los detalles antes de que el templo volviera a sumirse en la penumbra. Y ahora cobran por dejarte entrar, como en un museo o una galería de arte. No suele ser mucho, un par de euros o tres a lo sumo. Desgraciadamente, suele ser suficiente para hacer que muchos peregrinos, especialmente los más jóvenes se queden fuera, sin disfrutar de algunas de las más importantes joyas artísticas que jalonan la ruta jacobea.

Y no son pocas las que merecen la pena. El románico, con sus formas ingenuas y su sensación de quietud salpica todos los rincones de la ruta. Pero mi iglesia preferida no es románica sino gótica: la catedral de León. (más…)