Una colada como antaño

Comentarios desactivados

Con las manos en la masa

A todos nos ha sorprendido alguna vez en alguna remota aldea de Galicia la estampa de una señora de negro haciendo la colada a mano en el lavadero público. Parece una imagen salida de hace cien años, pero aún puede verse en pleno siglo XXI en muchas aldeas por las que pasa el Camino de Santiago. En la mayoría de los casos no es por necesidad, por no poder tener una lavadora en casa, sino porque defienden que como lavar a mano no hay nada. La ropa queda mejor y se impregna de olores agradables. La verdad es que visto desde nuestras vidas comodonas, la idea de tener que hacer la colada a mano y con agua fría de la fuente del pueblo no parece una perspectiva muy halagüeña por mucho que la ropa vaya a quedar más limpia. Pero en cambio, soy un gran defensor de la colada a mano en el Camino de Santiago. Os cuento los motivos:

El lavadero público fue durante siglos un lugar de reunión, un alivio para las mujeres que podían charlar entre ellas sin la presencia de los maridos. La colada daba pie a confesiones y a chismorreos, convirtiéndose para muchas amas de casa en el único rato de recreo (muy entre comillas este recreo con las manos en el agua fría), en el que podían desahogarse de sus problemas domésticos. Los hombres se juntaban en el bar, pero las mujeres no tenían otro lugar de reunión que la intimidad del lavadero. Aún hay un dicho en catalán que es algo así como “fer safareig”, que quiere decir cotillear, marujear y en su traducción literal sería “hacer lavadero, hacer la colada”.

Después de cada etapa, lavar a mano las ropas del día supone juntarse en el lavadero del albergue con otros peregrinos. Hacer amistades, charlar, contarse los pormenores de la jornada, son alicientes más que suficientes para hacer de ese rato con las manos en la masa un momento muy agradable.

Además, el Camino es en cierto modo una lección de austeridad y de luchar contra lo superfluo. No digo que una lavadora sea superflua en nuestro día a día, ni mucho menos, pero la escasa cantidad de ropa a lavar en el Camino hace de la lavadora un capricho innecesario. No deja de ser mi opinión, no os vayáis a enfadar.

Haciendo la colada

Otra ventaja de lavar a mano es que no es necesario acumular ropa para poner la lavadora, por lo que puedes llevar apenas tres mudas para todo el Camino.

Ahorras peso, haces amigos, practicas la austeridad del peregrino y rindes homenaje a todas aquellas señoras, nuestras abuelas, bisabuelas y tatarabuelas, que en su día lavaron a mano en la intimidad de un lavadero público.

¿Recordáis algún lavadero del Camino con especial cariño?

Entradas relacionadas:

Entre corredoiras

El Camino del Invierno

Etiquetas: , , , ,

Los comentarios están cerrados.