El espíritu del Camino

Cuenta tu experiencia (7)

Peregrinos en Camino

Muchas veces, al hablar de la ruta jacobea, unos y otros acabamos por mentar el “espíritu del Camino”. Que si se está perdiendo, que si está amenazado, que si ha desaparecido en el Camino francés… pero, ¿qué es en realidad ese espíritu? Hace días que me lo planteo y que tengo ganas de escribir sobre ello, pero ni siquiera me veo capaz de dar una respuesta contundente. Lo intentaré, pero me gustaría que me echaráis una mano con vuestros comentarios.

No es necesario ser creyente para sentir el espíritu del Camino. Los que lo sean, lo vincularán a la naturaleza religiosa del propio Camino, mientras que quienes no lo sean, entenderán el espíritu del Camino como algo derivado del esfuerzo físico y del contacto con otras personas y con su propio interior. Pero para todos, religiosos y no religiosos, el espíritu del Camino es bastante similar.

El espíritu del Camino es compartir. Compartir lo que tenemos, nuestro tiempo, nuestro Camino, nuestras preocupaciones y nuestras alegrías… En nuestro ritmo de vida cotidiano nos falta tiempo para compartir y la propia vida del siglo XXI nos vuelve desconfiados, pero el Camino te invita a compartir con lo demás. Por eso en el Camino se forjan amistades intensas para toda la vida.

El espíritu del Camino es agradecer y no exigir. Agradecer a quienes nos ayudan, normalmente hospitaleros voluntarios que dedican sus vacaciones sin cobrar un duro a atendernos a nosotros y otros peregrinos. Y no exigir, porque en el Camino la mayoría de las ayudas vienen de forma desinteresada (esto cambia en el Francés con la apertura de lucrativos albergues privados).

El espíritu del Camino es ser consciente de que la propia ruta es un reflejo de la propia vida, una peregrinación donde no faltan las dificultades, las alegrías, las victorias personales y las penas.

El espíritu del Camino es el saber llevar lo justo para el día a día, el no cargar la mochila a tope con cosas innecesarias que requieren un esfuerzo absurdo. Esta es quizás una de las enseñanzas más interesantes del Camino, que cada día que pasa te enseña que algo de lo que llevas sobre los hombros sobra y que con muy poco se puede hacer mucho y ser plenamente feliz. Algo así como que no es más feliz el que más tiene, sino el que menos necesita.

El espíritu del Camino es, en definitiva, lo que hace especial al Camino de Santiago, lo que lo diferencia de otras rutas senderistas. Recuerdo un refugio en el que la urna del donativo estaba abierta, con una cartel que rezaba “Deja lo que puedas, toma lo que necesites”. Era un precioso ejemplo de ese espíritu que dicen amenazado. No dejemos que se pierda, porque el día que desaparezca, habrá muerto el Camino de Santiago.

Si te ha interesado esta entrada, te recomendamos:

Entre corredoiras y aldeas

Foncebadón renace

Etiquetas: , , , , , ,

7 comentarios to “El espíritu del Camino”

  1. Modesto González dice:

    En el sentido físico y espiritual, el Camino es un reflejo de un regreso a nuestros orígenes. El ser humano tiene piernas para poder caminar, viajar, ser nómada; y, es por eso, que nos sentimos vivos cuando recorremos, a pie, miles de kilómetros.
    Las relaciones humanas (peregrinos conocen a otros peregrinos) con un fin propio, una misma meta, un sentido a la vida, se ambienta en nuestra creadora, la naturaleza, y nos hace volver a ser humanos, a ser animales. Ahora, en este mundo capitalista, estamos nublados ante tanta tecnología, maquinarias para movernos, pantallas y teclados donde conocer más gente sin despegar los labios, y eso, nos convierte en lo que no somos. Es la contra a nuestra naturaleza.
    Mi cuerpo y mi mente, sentados todo el día en una oficina, me pide a gritos huir a cualquier lado. Mi lado salvaje, me exige volver a mi casa, la naturaleza; y mi cuerpo, respirar aire limpio que oxigene mis pulmones por tanta contaminación. Una vía de escape es, sin duda, el Camino de Santiago, y lo recorro por lo dicho en este párrafo: encontrarme a mí mismo.

  2. desiree dice:

    Hemos hecho el camino y despues de leer este articulo sentimos que estas muy acertado en tu forma de expresarlo,el espiritu del camino se mantendrá vivo mientras haya un peregrino que lo pueda sentir,porque el camino esta vivo como los rios,los peregrinos somos como el agua de los rios,a cada instante el camino se hace nuevo,se hace distinto,esto lo pudimos experimentar al quedarnos dos noches seguidas en el mismo albergue,en el mismo sitio pudimos sentir que era un lugar difirente,habian cambiado los pergrinos.Me siento de acuerdo contigo al decir que vivimos la sensacion de dar por el placer de dar y recibir ayuda sin sentirnos en deuda con los demas,aqui queda reflejado el enorme agradecimiento a todos los que viven el camino GRACIAS A TODOS

  3. j.m.b.c dice:

    por cuarta experiencia, yo creo que ese espiritu se ha perdido hace tiempo, visto lo visto. los peregrinos nos hemos vuelto mas comodos y mas egoistas, aqui, cada uno va a lo suyo, y solamente se hace amistad cuando interesa

  4. Maria dice:

    He hecho el camino por primera vez y creo que hay un gran espiritu en el camino. El compañerismo, el fin común, la alegria del recorrido, no se lo que será, pero estaba desde que salí. Fuí sola al camino y no me sentí sola en ningún momento. Estuve sola cuando quise y me sentí muy cuidada, querida, acompañada… Ayer llegué a casa y todavia me siento en el camino. Entro en el ordenador y lo único que se me ocurre es buscar páginas que tengan que ver con él, mensajearme con la gente que he conocido en él. Ha sido una renovación interior importante.

  5. Angel dice:

    Para mi el espiritu del camino esta en los propios peregrinos, en los demás, en el otro, el que tienes al lado.

    He hecho el camino por varios sitios distintos, y si, andar es muy bonito, los paisajes, la paz, la reflexion… pero cuando estas solo en alguna etapa (me ha pasado) te da igual que sea el camino o la carretera que pasa por tu pueblo: no sientes ese espiritu.

    El espiritu es la gente que camina. Cuando tienes una dificultad y sientes que los que estan a tu alrededor te ayudan y te apoyan aun conociendote de solo 3 o 4 dias… ese es el verdadero espiritu (en “la vida real” si tienes una dificultad siempre hay alguien dispuesto a utilizarla en su beneficio o a machacarte un poco mas).

    Quiza tenga que ver un poco con la perdida de humanidad que tenemos en el mundo moderno, un poco volver a la vida comunal de los pueblos pequeños donde si estabas enfermo tenias un vecino que te cuidaba o si te faltaba algo otro vecino te lo prestaba… a dia de hoy no llames a la puerta del piso de al lado o no se lo digas al “compañero” de trabajo… En el camino recuperamos todo eso.

    Y para mi eso es el espiritu del camino: compartir, ayudarse y disfrutar de la compañia de los demás

  6. josé dice:

    Hola, veo que acertasteis al definir el “Espiritu del Camino” 24 años gastando suelas y este año he realizado la etapa de Pamplona(mejor dicho desde mi casa Berriozar)a Puente la Reina,unas 16 veces y cada etapa es distinta, el espiritu esta…. solamente…..hay que habrirse a el.. El dia 18 en esta 16 etapa con -2 grados, pude comprobar insitu como van acondicionando mas tramos de camino y restaurando otros, pero sobre todo, estuve felicitando a esos amigos que tengo en los pueblos por donde paso, y ya para terminar en Puente la Reina un largo rato con una joven pareja de recien casados que en su luna de miel (con vehiculo) recorren el Camino y yo estoy seguro que en el 2011 haran el Camino.EUTREYA a todos, Lo de uno para todos, todos como uno. FELIZ Navidad.

  7. Cristina dice:

    Muy bien lo has explicado y es posible que se haya resentido por las masificaciones y por entender mal que es ser peregrino. Pero aun así, si estas abierto a la experiencia es unica y en cuanto estas tocada por ese espirito ya nunca te deja de acompañar.