Balanceos contra el mal olor

Cuenta tu experiencia (1)

El incensario más famoso del mundo

Imaginaos un tiempo en el que no existían las duchas, un tiempo en el que la higiene era algo secundario y nadie se pasaba por agua más de una o dos veces al año, un tiempo en el que los olores eran mucho más penetrantes que ahora. Y ahora imaginaos una iglesia, una gran iglesia, llena a rebosar de miles de peregrinos llegados desde todos los rincones de Europa. Peregrinos sin duchar, claro, y sin cambiarse de ropa desde meses atrás.

¿Os lo imagináis, verdad?

Así era Santiago de Compostela en plena Edad Media. Hoy cuando entras a la catedral sientes un ligero y agradable olor a incienso, pero por aquel entonces lo que sentías era una especie de bofetada nauseabunda. Cuentan que fue un rey, el francés Luis XI, quien regaló el Botafumeiro en 1554 a la diócesis compostelana tras sentirse asfixiado por los hedores del interior del templo, en el que para colmo de males solían dormir los propios peregrinos. El original estaba hecho enteramente en plata pero fue robado en la Guerra de la Independencia por tropas napoleónicas y se tuvo que hacer una réplica del incensario, aunque menos ostentosa.

El incensario más conocido del mundo se balancea desde entonces de un lado a otro del crucero de la catedral dejando a su paso una gran estela de humo aromático. Es esa fragancia tan peculiar, habitual de las iglesias pero mucho más concentrada por las enormes cantidades de incienso que se queman en él.

El Botafumeiro, literalmente “esparcidor de humo” en gallego, se columpia gracias a una estructura metálica colocada en la cúpula más alta de la basílica que le permite hacer un recorrido impecable. Sus 50 kilos alcanzan una velocidad de  70 kilómetros por hora y el objeto de 1.60 metros impresiona desde cualquier rincón de la iglesia.

Su espectacular visión, los sonidos del órgano durante la ceremonia y sus aromas se impregnan para siempre en la memoria de los peregrinos que consiguen verlo. No siempre es posible, ya que sólo funciona los domingos y en festividades especiales. Aunque cualquier día de la semana la suerte puede estar de nuestro lado, ya que la ceremonia tiene lugar siempre que algún grupo de peregrinos se anima a realizar una ofrenda por valor de los 250€ que cuesta poner en marcha el artefacto.

Ceremonia del Botafumeiro

Si te ha interesado esta entrada, te recomendamos:

El Camino de Carlos Herrera

La primera guía del Camino

Etiquetas: , , , , ,

Un comentario to “Balanceos contra el mal olor”

  1. patri dice:

    Leon a Santiago de Compostela 308 quilometros
    15 dia, 15 etapas, 15 noches en diferentes sitios en camas diferentes.
    pagos cada dia mas de 30 euros, albergues de 5 a 10 euros pensiones de 10 a 20 euros.
    menu peregrino de 10 a 30 euros, en Astorga menu 10 euros, Macarrones y y y tomate repito macarrones y tomate, sin nada mas.
    en Sarria TOURPEREGRINOS. Sin mochila sin nada
    un platano 1 euro, manzana 1 euro